Información 920 26 11 46 - centrolagunasoso@gmail.com

El Agua

El Agua

Agua y hombre siempre han ido de la mano. La planta alargada del pueblo de El Oso se entiende por su asentamiento sobre un cauce subterráneo en dirección sur-norte, desde la sierra de Gredos al río Duero. Era indispensable que cada casa tuviese su propio pozo, ya que no existió agua corriente en los hogares hasta los años sesenta del siglo XX. Del pozo se sacaba agua para dar de beber a los animales y atender otras necesidades domésticas, pero se prefería acudir con cántaros a los pozos públicos para el consumo humano, a excepción de algunas familias pudientes que sí disponían de manantiales en los patios de sus propias viviendas. Las calles discurrían flanqueadas por unos profundos caños, pendiente abajo en la misma dirección, hasta que el alcantarillado se completó en el último tercio del siglo XX.

Las huertas estaban situadas en torno a un pozo y se extraía el agua con cubos y, en extensiones más grandes, mediante noria. El bienestar de nuestro pueblo, eminentemente agrícola y con tierras de secano, todavía hoy depende de la lluvia que cae del cielo a tiempo o a destiempo.

En la segunda mitad del s. XX los humedales naturales, como nuestra Laguna, estuvieron a punto de desaparecer, al ser considerados focos de infecciones y desecados ante la expectativa de darles una nueva rentabilidad agrícola.

Esta isla dedicada al agua tiene dos partes: en la plaza una fuente con las alas de una libélula situada en la plaza, que rememora aquellos charcos y charcas que aguantaban desde los duros inviernos hasta bien entrada la primavera, e incluso el verano, persistiendo pequeños remansos de agua entre juncales en los alrededores del pueblo, todos ellos habitados por insectos.

El Agua

La otra parte de la isla es este espacio expositivo, en el que se muestra la presencia y significación del agua en la vida del pueblo de El Oso, mediante un plano de la localidad con los puntos de agua existentes, dichos, sentencias y refranes ligados al agua, una noria, una pila bautismal y otros objetos menores relacionados con su uso.

En la vida actual, un fácil acceso al agua nos ha llevado al dispendio, a su desvalorización y a la pérdida del entendimiento entre hombre y naturaleza, cuestión vital que hoy merece un replanteamiento con vistas al futuro, apostando por conservar la biodiversidad y hacer un uso responsable del agua como fuente de vida y desarrollo.

Cita previa

  1. Pide cita llamando al
    608 22 77 01 - 920 26 11 46 o mediante nuestro Formulario de cita previa.
  2. Revisaremos la fecha y el número de visitantes.
  3. Te confirmaremos la visita.